Un estudio reciente elaborado por la Universidad de Yale afirma que mantener un cierto nivel de humedad en el interior de los edificios reduce significativamente la propagación del COVID-19, conocido como coronavirus.

El distanciamiento social y las medidas de higiene extremas son imprescindibles para no estar expuestos al contagio del coronavirus. Independientemente de donde vivamos, son medidas excepcionales que debemos cumplir durante una emergencia sanitaria como en la que nos encontramos.

Sin embargo, no son los únicos factores que ayudan a evitar la propagación del COVID-19. Un estudio realizado por Akiko Iwasaki y su equipo de la universidad de Yale han demostrado que en los espacios con un cierto ambiente de humedad aumenta las posibilidades de vulnerabilidad frente al virus, porque como bien nos cuentan ‘de lo que casi no se ha hablado todavía es de la relación de temperatura y humedad en el aire interior y exterior y cómo afecta esto a la transmisión aérea del virus’.

Como con algunas otras enfermedades, la investigación demuestra que el aire seco y frío del invierno es una gran amenaza ya que acentúa la posibilidad de propagación del coronavirus. Debido al uso de calefacciones, cuando dicho aire exterior se calienta al pasar al interior de nuestro hogar los niveles de humedad pueden llegar a caer hasta un 20%.

Además, según El Confidencialel aire cálido y seco tampoco ayuda, ya que amortigua la capacidad de los cilios, las proyecciones similares a pelos que recubren las vías respiratorias y que son clave para expulsar las partículas virales’.

Durante el estudio, se han hecho pruebas con roedores infectados por coronavirus que han transmitido el virus a otros no afectados que se encontraban en un espacio con poca humedad. Tras este apunte, Akiko recuerda que ‘es por eso que recomiendo humidificadores durante el invierno en los edificios’.

¿Cuál es el nivel de humedad recomendado?

Según las indicaciones del equipo de Yale, ‘una humedad ideal para prevenir la transmisión viral respiratoria en aerosol a temperatura ambiente parece estar entre 40% y 60% de HR.

Los enfriadores evaporativos son una solución que ayudan a mantener los niveles de humedad para que la calidad del aire sea óptima, sobre todo en zonas de clima seco.

Los enfriadores evaporativos son, a su vez, humidificadores. Durante el invierno se pueden utilizar al nivel mínimo de velocidad de ventilador, potenciando el efecto humidificador en recintos cerrados. Dentro de la gama MCONFORT disponemos de diferentes opciones de enfriadores evaporativos, desde el pequeño ELITE 5, ideal para mantener el nivel adecuado de humedad en un espacio de unos 20m², o el gran EOLUS 120, específico para grandes espacios.

 

Por lo tanto, es muy importante seguir los consejos que nos da el estudio de Yale, tanto en lo que hace referencia al nivel de humedad relativa, como a la recomendación de ventilar frecuentemente los espacios cerrados. En nuestro blog os damos más consejos de confort en el hogar durante la cuarentena para controlar la temperatura y mantener un espacio saludable.