Cada verano sucede lo mismo: el calor hace que dormir resulte a veces una misión imposible.

 

Porque es realmente incómodo intentar descansar sudando como consecuencia de las altas temperaturas y puede afectar considerablemente en la calidad del sueño. Sin embargo, aunque no tengamos a nuestro alcance erradicar el calor, sí podemos emplear ciertos trucos que nos podemos aplicar en nuestro día a día para conseguir hacer más ameno el verano y sobreponerse.

 

Una ducha antes de dormir, pero sin agua helada

Darse una ducha previa a irse a la cama ayuda a combatir el calor de verano y sus altas temperaturas.  Sin embargo, se debe evitar utilizar agua muy fría porque dilata los vasos sanguíneos en un principio pero, después, se produce una activación muscular, elevando la temperatura corporal.

Ingesta de determinados alimentos

Realizar comidas ligeras evitando platos copiosos de difícil digestión será una de las mejores decisiones que podrás tomar para evitar aumentar la temperatura corporal.

Además, ciertos alimentos se convertirán en tus aliados porque hidratan y mantienen fresco. Uno de los alimentos estrella es el pepino, que es ideal para añadir a ensaladas y en platos muy veraniegos. Además, colocar una rodaja que ha permanecido previamente en el congelador en el rostro es un truco infalible para sentir de inmediato el frescor adherido.

También será una buena opción el gazpacho, al ser el 90% agua calma la sed, además de ser realmente sano.

 

 

 

 

 

 

 

Algodón y lino

La distribución y decoración de nuestro hogar debería cambiarse en función de la estación del año en la que nos encontramos. Utilizar algodón para permanecer descansando en la sala de estar o dormir será la mejor opción para reducir la sensación de calor y evitar a toda costa la sudoración.

Algunas alfombras, tejidos de sofás, cortinas y cojines generan mucho calor. Por ello, es buena opción para llevarlas a limpiar y sustituirlos por fundas de algodón en los sofás y demás mobiliario. Además, será realmente útil cambiar las sábanas de manera asidua al permitir la transpiración. Aumentará la sensación de frescor.

Del mismo modo, es conveniente despedirse de la seda y ropa interior sintética para vestirse con lino y algodón y dejar transpirar.

Bajada de pulsaciones aplicando frío

Junto al resto de consejos para dormir de la forma más confortable, se encuentra una técnica simple que consiste en aplicar frío en zonas estratégicas del cuerpo para reducir el pulso, como muñecas, cuello, codos, tobillos o detrás de las rodillas. Para ello, pueden utilizarse bolsas de agua caliente sustituyéndola por fría o helada.

Duerme a ‘pierna suelta’

Para mantenerse fresco durante toda la noche, es realmente importante, en caso de dormir solo, estirar brazos y piernas para permitir que la brisa que pueda entrar por la ventana nos llegue a todas las partes de nuestro cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

Incorpora plantas a tu hogar

Además de aportar un ambiente más agradable con el verde y acercarnos a la naturaleza, añadir ciertas plantas a tus estancias permite que el sol incida menos sobre la casa refrescando cada espacio del hogar. Si tienes balcón, también son muy útiles para colocarlas en las paredes y reducir la sensación de calor.  Las plantas más idóneas para conseguir este efecto son las hiedras o las enredaderas. Serán nuestras aliadas y nos ayudarán a combatir el calor de verano.

Mantén el portátil lejos de la cama

La mejor solución para huir del insomnio será dejar el portátil apartado de la cama. Por una parte porque, para mejorar nuestra calidad de sueño, se recomienda cerrar pantallas de smartphones y portátiles como mínimo una hora antes de irse a dormir. Pero esta no es la única razón. Y es que el portátil retiene mucho calor y mantenerlo encima puede resultar insoportable generando una mayor sudoración.

Emplea luces LED

La emigración a la luz LED genera múltiples beneficios: no solo consume menos, sino que además genera mucho menos calor.

Reducir el consumo es más fácil cuando implica mantenerse más fresco. Por ello, revisa las diferentes lámparas de la casa y adapta la luz en función del horario estival. En verano, disfrutamos de más horas de sol durante la tarde pudiendo aprovechar esta ventaja para permanecer menos tiempo las bombillas de nuestro hogar encendidas.

Bebe mucha agua y reduce el consumo de alcohol

A pesar de que la cerveza es una bebida que refresca al momento, no es recomendable ingerir mucho alcohol porque, el efecto de hidratación es momentánea. Controla cuánto bebes al día y recuerda hidratarte de manera asidua. Para ello, ten preparado el vaso en la mesita de noche para no desestabilizar demasiado el sueño con paseos nocturnos.

Todos estos trucos son muy prácticos y ayudan a mantener una temperatura corporal óptima para poder combatir el calor de verano  que nos afecta en nuestra franja horaria de sueño.

 

 

 

 

 

 

 

Complementa poner en práctica estos consejos con el uso de los climatizadores evaporativos. Ligeras corrientes de aire manteniendo algunas ventanas abiertas junto al uso de los climatizadores como los MCONFORT ELITE permitirán mantener una temperatura ideal abogando por la sostenibilidad y por un consumo responsable.

También es interesante consultar nuestra gama de ventiladores: Pon un PersonalFan en tu mesita de noche y disfrutaras de una brisita agradable y silenciosa durante todo tu sueño.