Suelo radiante eléctrico, el confort elevado a la máxima potencia
Posted by Alejandro Pascual Thomas on 27 Nov 2017 / 0 Comment



¿Has soñado alguna vez con la comodidad de ir descalzo en casa, incluso en invierno? ¿Te gustaría aumentar la temperatura y el confort de tu casa, sin ocupar espacio y de manera eficiente?

El suelo radiante eléctrico te responde SÍ a las dos preguntas. Además, se trata del único sistema de calefacción recomendado por la OMS.

El suelo radiante eléctrico es un sistema de calefacción a baja temperatura en el que el elemento calefactor va integrado en el suelo y se instala bajo cualquier pavimento. Consiste en la instalación de un elemento calefactor en el suelo que actúa como una resistencia a baja temperatura.

La generación de calor del sistema de suelo radiante eléctrico se basa en el conocido efecto ‘Joule’, por el que se produce calor al paso de una corriente eléctrica a través de un hilo conductor. Un termostato analiza la temperatura del local y determina el paro o funcionamiento del sistema, en función de la temperatura fijada en el mismo.

Asimismo, la radiación emitida incide sobre los cuerpos sólidos (paredes, techos, suelos, personas, muebles, etc.) aumentando de este modo su temperatura. Mientras que el calor se mantiene en la zona inferior, generando una perfecta sensación de confort.

El sistema calefacción mediante suelo radiante eléctrico puede emplearse en viviendas, colectividades e industrias. Esta indicado principalmente a los usuarios que quieran disfrutar del mejor sistema calefacción integrado. Su fácil Instalación y ausencia de mantenimiento, hacen que el sistema de calefacción mediante suelo radiante, sea el más limpio, saludable y económico del mercado.

Se trata de un producto saludable y proporciona una sensación de calor uniforme, con una temperatura ambiente ligeramente más alta en la zona inferior.

Este tipo de suelo sitúa la fuente de calor debajo de nuestros pies y está controlada por un termostato de alta precisión que garantiza la máxima eficiencia energética. No reseca el ambiente y, al no existir convección de aire, no se mueven las partículas de polvo e impurezas, mejorando la calidad del ambiente.

Es un sistema silencioso, sin las molestias de la bomba de calor, o las corrientes de aire frío que provoca el radiador convencional. Ofrece la posibilidad de mantener temperaturas seleccionadas en diferentes salas y su instalación es individualizada.

Dispone de alta seguridad, al incorporar termostatos y limitadores de temperatura. Además, no utiliza productos tóxicos, ni inflamables, ni consume oxígeno. Debido a la amplia gama de termostatos y programadores que utiliza el sistema, éste permite una programación muy sencilla. No necesita ningún tipo de mantenimiento.

Por último, es un sistema de calefacción limpio, debido a la ausencia de combustible y a la no existencia de residuos obligados, ni gases desagradables o tóxicos. Esta sencilla forma de calentar produce un ahorro de energía entre un  25% y un 30%, ya que no se necesita calentar el techo para sentir una temperatura cómoda, como hacen los tradicionales sistemas de radiadores. Y es fácil de instalar en cualquier tipo de suelo: azulejo, parquet, moqueta, piedra, etc.

Conoce todos los detalles en Jirafa Sistemas, especialistas en suelo radiante eléctrico.